¿En qué consiste la arquitectura de la información web?

Te contamos qué es la arquitectura de la información web para que puedas optimizar tu web y facilitar la navegación de los [email protected]

Índice

La arquitectura de la información web hace referencia a la organización, clasificación, estructuración y etiquetación del contenido y de la información de una web de la forma más clara y lógica posible, siempre adaptándose al modo en que los usuarios la sintetizan mentalmente, para facilitarles lo máximo posible su acceso a ella.

Una buena estructura del contenido web permite que los usuarios se orienten mejor dentro de ella y facilita en gran medida el trabajo de los administradores. Asimismo, también contribuye a mejorar el posicionamiento de la web en los buscadores.

Cómo diseñar la arquitectura de la información web

Para diseñar correctamente la arquitectura de la información web deberás organizar y etiquetar todos los elementos de esta.

Organización de los elementos de la web

Este paso consiste en agrupar toda la información de la web de forma cronológica, alfabética o por temática y crear categorías y subcategorías a partir de ello. Esto permitirá que los usuarios de tu web puedan comprender grandes cantidades de información y que esta les resulte más fácil de procesar.

Recuerda que uno de los objetivos de una web es capturar a sus usuarios y convertirlos en clientes, por lo que evita sobrecargarla de información que solo podría confundirlos.

Mientras realizas este paso, de forma natural irás descubriendo varios canales temáticos que pueden ser significativos para la web. Deberás elaborar URL estáticas (o URL amigables) que sean lo suficientemente expresivas para que los buscadores los puedan encontrar más rápidamente y que los usuarios puedan recordar con mayor facilidad.

Etiquetado de los contenidos

Este paso consiste en definir la nomenclatura que utilizará el sistema. Las etiquetas textuales pueden hacer referencia a los títulos o encabezados, keywords o los nombres de los apartados del menú principal de navegación, por ejemplo.

Al etiquetar los enlaces de tu web, deberás hacerlo de la forma más clara y elocuente posible, incluyendo siempre la palabra clave principal de la web. Trata de que el nombre del dominio sea corto y determinante; evita URL demasiado largas y, si tienes que dividirlas en espacios más pequeños, usa siempre el guion medio (-).

Antes de realizar este paso, deberás hacer un estudio de las keywords más relevantes de tu nicho de mercado para saber cuáles deberás utilizar con mayor frecuencia. No obstante, ten en cuenta que las palabras clave que tienen un mayor número de búsquedas también cuentan con más competidores. Para solventar esto, te recomendamos que optimices mejor tu web o que optes por las llamadas palabras clave de cola larga, menos demandadas pero que también te ayudarán a posicionarte mejor.

Estructuración

¿Tienes claro qué son los wireframes? Si es así, este paso te resultará mucho más sencillo.

Ahora deberás determinar el modelo de acceso que tendrán la navegación y las herramientas de búsqueda. Esto está directamente ligado a la agrupación, la profundidad y el etiquetado de los contenidos y, sobre todo, al enlazado interno.

Procura que la información esté estructurada de un modo en que el usuario pueda navegar de forma fluida y natural por tu web. De lo contrario, podría abandonarla.

Lo ideal es que la estructuración parta de la página de inicio y conduzca a las páginas de información, pasando por todas las categorías y subcategorías.

Tipos de arquitectura de información web

En función de cómo esté estructurada la información de la web, podremos determinar que se trata de una web con una arquitectura de navegación jerárquica, hipertextual o lineal.

Estructura de navegación jerárquica

Si te decantas por una estructura de navegación jerárquica, tu web tendrá forma de árbol y la raíz será el origen.

En este tipo de webs, el usuario siempre sabrá dónde se encuentra, por lo que podrá hacerse fácilmente un esquema mental del sitio.

El principal inconveniente de este tipo de estructura es que entorpece la libre navegación del usuario, obligándolo a retroceder sobre sus pasos o empezar de nuevo desde el punto de origen. No obstante, se trata de una de las estructuras de navegación más utilizadas.

arquitectura de información web con jerárquica

Jerarquía horizontal

Este tipo de estructura enlaza las categorías más importantes directamente desde la página de inicio y crea muy pocos niveles de profundidad, creando una arquitectura muy accesible.

arquitectura de información web con jerarquía horizontal

Jerarquía vertical

Por el contrario, la estructura vertical obliga al usuario a realizar un mayor número de clics (tiene más niveles de profundidad) y la convierte en menos accesible para él. Se usa a menudo en tiendas online, donde la última página posible suele ser el producto.

arquitectura de información web con jerarquía vertical

Estructura de navegación de hipertexto

Este tipo de estructura organiza la información de un modo más disperso. Si bien todos los bloques de información de la web están interconectados, esta asociación no siempre es jerárquica.

Esta arquitectura permite realizar relaciones muy diversas entre todos los elementos y los bloques de información, pero dificulta la navegación de los usuarios e impide que estos puedan asimilar los conceptos básicos de la web y que olviden rápidamente los pasos que deben seguir para encontrar lo que buscan.

arquitectura de información web con estructura de hipertexto

Estructura de navegación lineal o plana

Esta arquitectura de la información web es la más sencilla. Como si se tratase de una presentación de PowerPoint, desde un bloque de información se puede acceder al siguiente o retroceder al anterior.

Ese tipo de estructura es particularmente útil en páginas en las que queremos que el usuario siga un recorrido establecido y evitar que se distraiga accediendo libremente a otros bloques de información.

arquitectura de información web con estructura lineal o plana

Estructura de navegación de red

Este tipo de estructura no sigue ningún orden aparente y, por este motivo, no podemos esquematizarlo de forma visual. Desde el origen de la web, los usuarios pueden acceder de forma libre a otros bloques de información.

Utilizar una estructura de navegación de red en una web en la que existe un gran número de bloques de información no es lo más recomendable, ya que podría provocar que el usuario se desoriente y causarle incertidumbre sobre dónde se encuentra.

¿Comprendes ahora el valor que tiene la arquitectura de la información web?

El diseño de una arquitectura web de forma correcta es un trabajo delicado que no puede hacerse a la ligera.

Sin embargo, debería ser algo innegociable para todas las empresas que quieran crecer digitalmente, ya que es un modo de potenciar la forma en que los navegadores posicionan un sitio web y, por lo tanto, la cantidad de personas que acceden a ella.

No te quedes atrás y optimiza tu web diseñando la arquitectura que se adapte más a la intención de búsqueda del público que quieres capturar.

¿Necesitas ayuda para crear tu Web?

Cuéntanos de que trata y te asesoraremos sin compromiso

Otros artículos que te podrían interesar: